Inicio | Quiénes somos | Mapa del sitio | Recomienda el sitio | Contacto
 
 
Tu página de Inicio
Núm. de Edición: 0

 
Puebla, Pue., México
 
 
 
 
 
   
  21 de Junio   
   
 
Búsqueda general:
 
 
 
 
 
Ver más Columnas » Imprimir Columna

México impone aranceles, pero resta competitividad a su propia industria

Diego López, Crista Pérez, Carlos Serrano y Samuel Vázquez BBVA México



28/5/2024

México impone aranceles temporales entre 5 por ciento y 50 por ciento a la importación de 544 fracciones arancelarias aplicables a productos de países con los que no tiene acuerdos comerciales, incluyendo China, y posteriormente rectifica algunos. Pero, son medidas proteccionistas que restan competitividad a la economía y afectan a los consumidores.

Puntos principales

● Entre las fracciones consideradas, se incluyen productos del acero, textiles, calzado, madera, plásticos, químicos, papel, electrónicos, equipo de transporte y muebles.

● Las industrias involucradas son también las identificadas como más competitivas, mismas que coinciden con el indicador de ventaja comparativa revelada que ha calculado BBVA Research.

● De acuerdo al decreto, de 2018 a 2023 (el periodo que asociamos con el proceso de nearshoring) las cadenas productivas de estas industrias se han visto afectadas por los conflictos geopolíticos y comerciales) restando competitividad.

● Se mantiene el beneficio de los Programas de Promoción Sectorial aplicable a fracciones arancelarias de diversos productos siderúrgicos para los sectores industriales considerados estratégicos (eléctrico, electrónico, automotriz y autopartes).

Decreto busca fomentar la industria nacional y al mercado interno

El 23 de abril de 2024, el gobierno de México emitió el decreto por el que se modifica la Tarifa de la Ley de los Impuestos Generales de Importación y de Exportación mediante el cual actualiza los aranceles modificados el 15 de agosto de 2023 en esta misma Ley, estableciendo aranceles temporales entre 5 y 50% a 544 fracciones, relativas al acero, aluminio, textiles, confección, calzado, madera, plástico y sus manufacturas, productos químicos, papel y cartón, productos cerámicos, vidrio y sus manufacturas, material eléctrico, material de transporte, instrumentos musicales, muebles, entre otras. Lo anterior, con el fin de “brindar certidumbre y condiciones de mercado justas a los sectores de la industria nacional que enfrentan situaciones de vulnerabilidad, derivado de las prácticas que alteran y afectan el comercio internacional y, así fomentar el desarrollo de la industria nacional y apoyar el mercado interno.”

Al respecto, 388 fracciones arancelarias continúan con un impuesto igual o superior al establecido en agosto; 156 se adicionan y 4 se eliminan. Dichos aranceles estarán vigentes hasta el 23 de abril de 2026 y no serán aplicables a los productos que entraron al país antes de la entrada en vigor del decreto, ni a aquéllos de países con los que México tiene acuerdos comerciales, por lo que éstos seguirán recibiendo el trato preferencial que cada tratado les otorga. Adicionalmente, el decreto mantiene el beneficio arancelario de los Programas de Promoción Sectorial aplicable a fracciones arancelarias de diversos productos siderúrgicos, para mantener la competitividad en los sectores industriales más sensibles como lo son el eléctrico, electrónico, automotriz y el de autopartes.

Entre las consideraciones del decreto, se señala que 2018 a 2023, “las cadenas productivas nacionales relacionadas con los productos señalados, se han visto afectadas por la desaceleración en el crecimiento económico ocasionada por conflictos geopolíticos y comerciales, lo cual afecta su competitividad en el mercado nacional e internacional” y que debido al nearshoring “resulta necesario implementar acciones concretas que permitan una interacción equilibrada del mercado para evitar distorsiones económicas que puedan afectar la relocalización de los sectores productivos considerados estratégicos para el país, así como la atracción de nuevas empresas e industrias de alto valor agregado.” Sin embargo ha trascendido que esta medida responde principalmente a los señalamientos de Estados Unidos respecto a la triangulación vía México de productos e inversiones provenientes de China, en medio de tensiones comerciales entre dichos países y de procesos electorales en Estados Unidos y México.

Posteriormente, el 8 de mayo de 2024 se publicó un segundo decreto en donde se suprimen los aranceles para el aluminio en bruto sin alear y aleado bajo el argumento de evitar una afectación a las cadenas de suministro de las industrias automotriz, de autopartes, y electrónica, entre otras, por la falta de producción nacional y la insuficiente disponibilidad de dicha mercancía en los socios comerciales. Adicionalmente, se incrementa el arancel para el sulfato de amonio bajo el argumento de que las importaciones desplazan la producción nacional y que existe capacidad instalada ociosa de la industria nacional de fertilizantes.

Crece producción nacional de las mercancías incluidas en el decreto

Del lado del mercado doméstico, la producción de las industrias relacionadas a las fracciones arancelarias con modificaciones de acuerdo al decreto se mantiene en crecimiento. Estas manufacturas presentan en su mayoría un valor de la producción en ascenso en años recientes. En 2023, las ramas de actividad económica que contienen a las fracciones arancelarias materia del decreto en comento totalizaron un valor de la producción por 5.3 billones de pesos (bdp). Tan sólo 4 de estas 18 ramas concentraron el 75.8% de este valor.

En primer lugar Autos y Camiones (3361) con un total de 2.0 bdp y una participación de 38.5%; seguida por Autopartes (3363) con 1.3 body 24.4% del valor total. En tercer y cuarto lugar están Productos de Plástico (3261) y Productos de Hierro y Acero (3312) con 373 mil mdp y 305 mil mdp respectivamente. Con excepción de Productos de Plástico, el valor de la producción de estas industrias ha crecido de forma constante desde 2021. En particular, en 2023 el valor de la producción de Autos y Camiones creció 12.1%, Autopartes 2.2%, así como Producción de Hierro y Acero 4.7%. únicamente se presenta una contracción en el caso de la Productos de Plástico, donde el valor de la producción se redujo 8.3% en el mismo año de análisis.

El resultado es similar en términos del PIB, de hecho aún más contundente. El PIB de la manufactura de Autos y Camiones creció 11.3% en 2023, mientras que el PIB de Autopartes 4.5%. En ambos casos el crecimiento ha sido sostenido desde 2021, y en los dos casos se encuentran por arriba del   nivel del 2019, previo a la pandemia. El PIB de productos de Hierro y Acero también suma su tercer año consecutivo en expansión, en 2023 a un ritmo anual de 7.7%, con lo que se encuentra 21% por arriba del nivel alcanzado en 2019. En el mismo sentido que el valor de la producción, el PIB de Productos de Plástico se contrajo en 2023, 2.9%, después de sumar dos años en ascenso.

Para identificar el peso de las importaciones en estructura productiva de las industrias involucradas en el decreto, utilizamos la Matriz Insumo Producto (MIP) a precios de 2018 y asociamos las fracciones arancelarias (clasificadas en Sistema Armonizado) con las clases industriales disponibles en la MIP clasificadas en SCIAN.

La fabricación de Resinas Sintéticas dentro de la industria química consume en el país 284.1 mil millones de pesos (mdp) de 2018 e importa el 71.8% de su consumo nacional aparente (CNA). Por otro lado, los Complejos Siderúrgicos dentro de la Metálica Básica consume 278.9 mil mdp e importa el 55.7% de su CNA. Con un menor consumo nacional aparente, pero con una mayor participación de las importaciones destaca la fabricación de equipo y aparatos de distribución de energía eléctrica con una razón del 88.7%. En el otro extremo, dentro de las industrias consideradas en el decreto, la Fabricación de botellas de plástico es la que tiene una menor proporción de importaciones en el CNA con 6.8% siendo esta misma industria de productos de plástico la que mayor caída presentó en 2023 en términos de valor de la producción.

Un análisis complementario que permite la MIP, desde un enfoque de economía de redes, es identificar la influencia que tiene una industria como cliente y proveedor al resto de la estructura productiva. Desde un enfoque de red, un nodo (industria) es tan importante como sus vecinos. La centralidad, por lo tanto, se convierte en una función de la centralidad de los vecinos de un nodo y de los vecinos de este. Presentamos una modificación del algoritmo PageRank basada en Zhang et al. (2021) para sintetizar el grado de entrada (cliente) y salida (proveedor) en una medida agregada de centralidad para las industrias consideradas en el decreto.

La MIP a nivel clase identifica 834 industrias, y el algoritmo modificado de Page-Rank (mPR) nos permite ordenar en función de su influencia a cada una de estas industrias (un porcentaje mayor implica una mayor influencia al resto de la economía). Podemos ver, por ejemplo, que la fabricación de resinas sintéticas es la industria de mayor influencia entre las consideradas en el decreto con un mPR de 1.18%, siendo proveedor del 31.1% del resto de industrias mientras es cliente (se provee) del 23.8%. Esto contrasta con la fabricación de Focos que a pesar de ser proveedor del 81.5% del resto de industrias, tiene el mPR más bajo de 0.04% con una influencia limitada al resto de la economía.

Medida proteccionista con efecto limitado

Es importante recordar que uno de los principios básicos del comercio internacional es la ventaja comparativa, un principio general del comercio internacional donde una economía abierta debe especializarse (concentrarse) en la producción de aquellos bienes en los que sea más competitivo; este principio permite ampliar las posibilidades de consumo aumentando el bienestar para las naciones involucradas.

En este sentido, las políticas de aranceles que no sean resultado directo de una resolución ante prácticas desleales de comercio internacional tienen principalmente un enfoque proteccionista, contrario a explotar las ganancias potenciales de la ventaja comparativa. El déficit comercial que actualmente se tiene con China no representa ni la mitad del superávit comercial que actualmente México tiene con EUA; tomar este déficit para argumentar en contra de China es equivalente a los argumentos que esbozó el presidente Trump ante el déficit comercial que EUA tenía con México; ambos sin confirmar una práctica desleal de comercio aplicando medidas proteccionistas para su industria nacional. Un déficit comercial no es prueba de prácticas desleales. Por el contrario, proviene de marcos de pensamiento mercantilistas.

Derivado de la guerra comercial entre China y EUA, se ha hablado recientemente de un crecimiento de las exportaciones de acero y aluminio (fracciones contenidas en este decreto) bajo el argumento de que se estaría triangulando productos de China a través de México para llegar al mercado estadounidense. Sin embargo, las importaciones mexicanas de China se contrajeron 3.8% en 2023. El argumento de la triangulación no tiene validez.

Por otro lado, desde el sector privado mexicano, asociaciones mexicanas comerciales y productoras de ropa y textiles como la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) y la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive) se han pronunciado en contra del uso de plataformas de e-commerce (principalmente de origen asiático como Shein y Temu) de las exclusiones arancelarias (sección 321 De Minimis) que les permiten importar exento de IVA y otros aranceles productos con valor declarado menor a 50 dólares. Las fracciones consideradas en el decreto abarcan diversos productos textiles.

Como mencionamos en nuestro artículo “Repatriación de las cadenas de valor de América del Norte, una oportunidad única para México”, la manufactura mexicana es altamente competitiva a nivel internacional y con un alto nivel de integración comercial en las cadenas de valor de Norteamérica. Cuantificamos la competitividad de los diferentes sectores de la economía mexicana través de indicador de Ventaja Comparativa Revelada (RCA).

Los resultados sugieren que la manufactura global mexicana tiene un alto grado de competitividad en los sectores de Equipo de transporte (0.93); Equipo electrónico y computación (0.83); Equipo eléctrico (0.79), Metálica básica (0.73), Maquinaria y equipo (0.57), Productos metálicos (0.48), Alimentaria (0.13) y Química (0.12). En todos estos sectores México es un candidato para atraer inversiones que en la actualidad está perdiendo China en el proceso de nearshoring.

Si bien el aumento de aranceles establecido en los decretos señala ser consistente con los aranceles consolidados por México en la Organización Mundial del Comercio, y dice que busca fomentar a la industria nacional y fortalecer el mercado interno, esta alza de aranceles:

● No potencializa las oportunidades de los sectores en los que México tiene una Ventaja Comparativa Revelada.

● No consideran la suficiencia de los productos en la producción nacional o de los socios comerciales para abastecer los requerimientos de la industria y los consumidores. Solo se realizó dicho análisis para el aluminio sin alear y aleado, cuyos aranceles temporales fueron eliminados.

● Impacta negativamente a los consumidores, al incrementar el precio final al que se comercializan dichos productos al dificultar el abastecimiento y encarecer los insumos que se integran a las diferentes cadenas productivas. Esto resulta en que sea más complicado para los consumidores organizarse y tener una voz unificada, lo cual si tiene los productores que se benefician de las medidas proteccionistas. Pero el bienestar agregado disminuye con políticas proteccionistas.

● Afectaría negativamente la atracción de inversión extranjera directa y la relocalización de empresas, ya que aumenta la incertidumbre para la planeación si los inversionistas perciben dificultades para acceder a insumos a precios competitivos, así como dificultades para exportar dichos productos a mercados que apliquen aranceles a México en represalia.

● No está acompañada de un aumento de investigaciones y determinaciones sobre prácticas desleales de comercio internacional, ni se están imponiendo cuotas compensatorias aún cuando se determina la existencia de una práctica desleal de comercio, ni de la aplicación eficaz de programas sectoriales o de fomento.

● Imponer aranceles argumentando que ello fomentará la industria nacional puede llevar a que esta pierda competitividad. Por otro lado, perjudica a las industrias nacionales que requieren esas mercancías importadas como insumos, haciendo más costosa su producción y disminuyendo su competitividad.

● Una mejor política, sobre todo en el caso de la industria textil, es combatir las importaciones de mercancías que no respeten propiedad intelectual (piratería) o aquellas que son robadas, mediante fortalecimiento de procesos aduanales.

Por todo lo anterior, estimamos que el incremento de aranceles no resulta apropiado para cumplir con los fines que en el mismo decreto se declaran y no alinea los incentivos de los inversionistas y actores nacionales que permitan consolidar una red productiva que genere eficiencias.

Adicionalmente, en un contexto de tensiones entre China y Estados Unidos, agravado por los procesos electorales en México y Estados Unidos, es probable que este aumento de aranceles no sea suficiente para atender las preocupaciones por parte de diversos grupos relativos a los productos e inversiones provenientes de China y sea necesario buscar alternativas de cooperación que eviten la imposición de aranceles a México y combata la mercancía de contrabando en las aduanas.

De acuerdo con los tratados suscritos por México, incluyendo el T-MEC, aún cuando los bienes producidos en México contengan partes y componentes de otros países, si estos productos cuentan con el valor de contenido nacional requerido por el tratado, éstos productos legalmente se consideran de la región y por lo tanto deberían disfrutar de los beneficios que les confieren dichos acuerdos. México se debe de enfocar en que en todo momento se cumpla lo establecido en el T-MEC en materia de reglas de origen, pero no adoptar medidas proteccionistas, ya que ello restaría competitividad a Norteamérica.

Ver más Columnas » Imprimir Columna


 
 
contacto@balance-financiero.com
Inicio | Quiénes somos | Mapa del sitio | Recomienda el sitio | Contacto
Notas del día | Colaboraciones académicos | Industria | Tecnología | Economía | Comercio | Columnas | Empresas | Directorio | Ligas de Interés
http://agilsoluciones.com